ejspin

Education in Latin America

Mexicanos! Primero Lo Primero en Educación

Leave a comment

La Reforma Educativa Mexicana: Observaciones para que el Caballo Vaya Delante de la Carreta

Image Por Dr. Eric Spindler

En la Reforma Educativa en México, el contenido educativo generalmente ha tenido su complemento político. Sin desestimar la importancia de reformas de índole más política como acabar con la herencia de plazas y su asignación automática, reforzar la efectividad de respuesta a la participación y opiniones de los padres, asegurar la gratuidad de la escuela pública, regular la función de los asesores técnico-pedagógicos y acabar con las comisiones de maestros en tareas no educativas, enfoquemos aquí solo al mejoramiento de procesos educativos que deben seguirse en adelante.

1.            Revisión curricular: Felipe Martínez Rizo, coordinador del grupo del INEE asignado la tarea de revisión de la Prueba ENLACE, reconoció recientemente al dictar una charla (http://t.co/5BFZst8iCw) que el currículo que sirve para guiar los estudios de los alumnos mexicanos es “malo”, porque se han ido llenando los textos de objetivos sin eliminar otros menos importantes, hasta que los textos llegan a ser unos mamotretos imposibles de cubrir en un año escolar. Frente a esta situación, el profesor tiene tres opciones:

a.            Escoger los objetivos que prefiere enseñar o que más le emocionan, y olvidar de los demás. (Esto me hace recordar a un profesor de historia que solo nos enseñaba sobre batallas de guerra, lo que era su pasión.)

b.            Tratar de cubrir todo en un año, pasando rápidamente por los objetivos, siendo el resultando una cobertura similar a la de una laguna que tiene kilómetros de ancho pero con solo centímetros de profundidad. La necesidad de “cubrir” un programa demasiado largo incentiva el uso del modelo pedagógico tradicional en el cual el profesor dicta la clase y los alumnos toman sus apuntes y devuelven los contenidos dados en un examen. Este método es el más eficiente para que un profesor cubra un programa curricular extenso, mas no es el más efectivo en asegurar el aprendizaje de los alumnos. La necesidad de cubrir el programa puede detener un maestro dispuesto a arriesgar su tiempo de clases con métodos más constructivistas como proyectos, aprendizaje cooperativo, y evaluaciones auténticas como presentaciones a públicos diversos. Así, la enseñanza en México queda amarrada a métodos tradicionales que no funcionan con niños acostumbrados al estímulo interactivo de sus teléfonos inteligentes y juegos digitales.

c.             Empezar el libro por el principio y seguir trabajando hasta que acabe el año, con el resultado que los contenidos al final del texto queden sin verse.

Ninguna de estas opciones representa lo óptimo para una educación de calidad. Hay que resaltar las competencias educativas más importantes, acompañado por la eliminación de las menos importantes, para que pueda haber tiempo de ver con profundidad a los objetivos esenciales. Solo así todos los alumnos tendrán un acceso equitativo a un currículo de estudios de calidad. Este es el camino de revisión curricular que han seguido los países que mejores resultados ostentan en la prueba PISA. Para base de decisión sobre las competencias más importantes, debe hacerse caso a los estándares designados para el ordenamiento de la educación básica, que se entiende son los que fueron elaborados por la Institute of Education de Londres y publicados por primera vez en 2010 como “versión preliminar, no citar” (http://ocadizquintanar.files.wordpress.com/2011/06/estandares-curriculares.pdf). Esto sigue, al parecer, como un documento muy poco conocido. Hay que decidir si estos son los estándares y, en caso afirmativo, difundirlos para que todos los actores de las escuelas de la república sepan qué se pretende lograr en la educación de los niños. ¿Cómo se puede medir resultados de aprendizaje sin la claridad de cuales aprendizajes se pretende lograr?

2.            Una vez establecida la claridad sobre los contenidos y las destrezas más importantes del aprendizaje, proceder a diseñar un examen estandarizado y censal que mida de manera válida y confiable dichos contenidos y destrezas. Mexicanos Primero tiene razón en cuestionar la cancelación de la Prueba ENLACE hasta no contar con un instrumento evaluativo mejor. Pero es esencial la revisión del ENLACE para poder contar con una medición de alta calidad. Sin embargo, lo óptimo sería que la evaluación de aprendizaje no se hiciera por un solo instrumento, sino elaborar también otros tipos de evaluaciones. Por ejemplo, la redacción es una destreza de comunicación cada vez más necesaria en el  mercado laboral y en la vida cotidiana, y es imposible de medir con pruebas de respuesta múltiple. Haría falta un examen de redacción calificado por lectores humanos sobre la base de una rúbrica que evalúa diferentes aspectos de la redacción, tales como organización, voz, convenciones de gramática y ortografía, etc.

3.            Avanzar de forma lenta pero segura usando resultados de las evaluaciones para un proceso de mejoramiento continuo de la educación. Como parte de la Reforma Educativa se ha querido contar con un instrumento ligado a la rendición de cuentas y responsabilidades de escuelas y maestros por los logros educativos de sus alumnos o falta de los mismos. Hasta ahora, esto no se ha podido determinar bien por los resultados del examen ENLACE, ya que es frecuente que un maestro trabajando con alumnos de clase media tenga resultados mejores que un docente trabajando con alumnos pobres con menores oportunidades culturales. Es imposible precisar el valor educativo agregado por un maestro determinado en un año lectivo si no se cuenta con los resultados en el mismo instrumento del año anterior. Para esto hay que dar las pruebas cada año a todos los niños en todos los grados escolares. Estamos hablando de un proceso evaluativo que puede ser caro, pero solo así será confiable y útil para determinar en cuales planteles se está avanzando de forma adecuada para mejorar el aprendizaje de sus alumnos.  Comparar el aprendizaje de niños de diferentes estados, planteles, y niveles socio-económicos no nos dice tanto sobre el desempeño de los maestros como comparar el aprovechamiento de un niño (o un grupo de niños) con su propio desempeño del año pasado. Nos permitiría ver cuánto ha crecido educativamente el alumno o el grupo bajo la tutela de su maestro.

4.            Entrenar a los directores y asesores técnicos de planteles educativos en el análisis de los datos arrojados por las evaluaciones de destrezas y contenidos educativos, para que estos a su vez entrenen a los profesores de su escuela en cómo analizar y usar los resultados para impactar a la instrucción en su salón de clases. A nivel nacional, desarrollar evaluaciones formativas parciales que midan en determinadas fechas durante el año lectivo al aprendizaje logrado hasta la fecha, para poder analizar los resultados con protocolos rigurosos y con entrenamiento a los maestros en como volver sobre objetivos que no fueron asimilados al cien por ciento sin dejar de avanzar en el programa de estudios del año. No olvidar apartar tiempo en el calendario escolar para el análisis de resultados y planeación de instrucción remedial por parte de los docentes. Feedback de esta índole facilitaría que el maestro haga los ajustes a tiempo para que el desempeño de sus alumnos en la evaluación sumativa de fin de año, llámese ENLACE u otra cosa, no lo tome por sorpresa.

5.            Si se quiere ligar mediciones del aprendizaje a la evaluación y remuneración de los maestros, y de antemano contando con válidas y confiables medidas de desempeño de los alumnos, hay que iniciar discusiones con los representantes legítimos de los docentes para diseñar un sistema de evaluación del docente que tome en cuenta el valor educativo agregado en promedio a su grupo de alumnos durante el año y otros factores a nivel plantel. Por ejemplo, índices de seguridad de la escuela  y del nivel de participación de los padres en la escuela de sus hijos, junto con otros factores del plantel como unidad educativa podrían contribuir a que los maestros tengan claridad de que hay que salir adelante trabajando en equipo con sus compañeros. Un buen nivel de aprendizaje no depende de profesores trabajando aisladamente, sino es el producto de una escuela de excelencia, con docentes que se ayudan y se enseñan mutuamente.

No es conveniente ligar la evaluación y remuneración de los maestros a mediciones de aprendizaje de los alumnos sin la seguridad de que estas sean mediciones válidas (que midan las destrezas y contenidos más importantes) con resultados confiables que permitan determinar el valor educativo agregado cada año por cada maestro y plantel educativo. Y hay que darle a cada maestro las herramientas para usar los resultados de las pruebas estandarizadas para mejorar los procesos educativos en su aula de clases. Los maestros mexicanos dedicados a la enseñanza de sus alumnos merecen el respeto de que se evalúe su desempeño por resultados atribuibles a su propio ejercicio docente.

Advertisements

Author: ejspin

He sido Director General de Colegios Internacionales en Mexico, Bolivia, Colombia, Paraguay y Venezuela y he participado en reforma educativa en todos estos paises. Middle School Principal en Estados Unidos. Doctorado en Liderazgo Educativo. Actualmente vivo en México.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s