ejspin

Education in Latin America

Nuestra Visión del Educando

1 Comment

Los autores de currículos académicos suelen empezar con la pregunta; “¿Que hay que enseñar y cuando?” Según Wiggins y McTighe (2014) es mejor empezar con, “¿Habiendo aprendido los contenidos más importantes, que podrán hacer los educandos?” Por eso su admonición de empezar a escribir programas escolares con evaluaciones auténticas, en las cuales los estudiantes tengan que demostrar transferencia de conocimientos, destrezas y actitudes para resolución de tareas y problemas diversos de la vida real o similares. Habiendo determinado las diferentes evaluaciones claves en donde los alumnos demostrarían su dominio de los estándares curriculares, el planeador de programas de estudio vuelve hacia atrás para designar, a través de unidades de estudio, los conocimientos y las competencias que deben tener para prepararse a tener éxito en la evaluación sumativa.

 

También toca esta tarea a los maestros que planean sus lecciones diarias, incluyendo todas las experiencias y prácticas necesarias para preparar a sus alumnos para salir airosos en las evaluaciones sumativas designadas. En general, la práctica de destrezas y aplicación de conocimientos debe ocupar más del doble de tiempo de clases que la trasmisión de conocimientos, pero cuando existe un programa curricular muy extenso como el mexicano, la tendencia puede ser concentrar en la dictación de conocimientos e información, y pedir que se aprenda de forma memorística, para luego devolverlos en un examen. Se recalca la importancia de evaluaciones comunes auténticas que requieran la resolución de tareas y problemas de la vida real (o similares) precisamente porque el propósito de la educación es preparar a los jóvenes para el éxito en el futuro.

 

Los estándares curriculares para la educación básica en México (http://ocadizquintanar.files.wordpress.com/2011/06/estandares-curriculares.pdf) no constituyen un programa curricular. No dicen qué hay que enseñar ni cuando. Detallan las competencias (conocimientos, destrezas, actitudes) más importantes que deben demostrar los estudiantes al salir de cada nivel. Por ejemplo, al salir de la secundaria los jóvenes deben poder escribir, usando convenciones ortográficas y gramaticales, convincentes, claras y precisas: obras de ficción, informes, reglas para la convivencia en una institución, monografías, resúmenes literarias, exposiciones de opinión, guiones para obras teatrales y programas de audio y/o video, cartas persuasivas, solicitudes de empleo, informes sobre experimentos científicos y textos autobiográficos.

 

¿Y el programa curricular actual va a desarrollar estas capacidades? ¿Cuánta práctica tienen los estudiantes en desarrollar tareas similares día a día en las escuelas a lo largo del país?

 

Si el propósito de la educación es preparar a los educandos para el éxito futuro, el logro más importante del proceso educativo debe ser un individuo capaz de usar sus conocimientos, destrezas y actitudes adquiridas para enfrentar éticamente a situaciones y problemas nuevas en su vida, seguir aprendiendo, y aplicar la creatividad y capacidad emprendedora para mejorar su entorno y el de las demás personas. Por lo tanto, al documento de estándares curriculares para la educación básica valdría la pena agregar una visión del educando capaz de aprender y resolver problemas nuevas ética e independientemente, identificando, ubicando y clarificando la informacion requerida y aplicándola acertadamente al nuevo contexto, comunicándose con vocabulario rico  y con relación atinada a su audiencia, propósito y disciplina.

 

La vision del educando se plasma en los conocimientos, las destrezas y las actitudes que demuestren los estudiantes para enfrentar a los retos en su vida, y asi es como los estándares curriculares cobran vida mediante sus evaluaciones. Por eso hay que diseñar evaluaciones comunes claves, interdisciplinarias, involucrando la transferencia de competencias y actitudes aplicadas a tareas similares a las que los alumnos enfrentarán en su futuro ejercicio profesional, laboral, y familiar.  Evaluaciones comunes claves pueden ser aparadores públicos para las llamadas destrezas del Siglo XXI; la creatividad, el trabajo en equipo, y si se dispone de los medios, el uso de la tecnología para demostrar aprendizaje auto-dirigido, el pensamiento crítico y el manejo de la información para el logro de propósitos específicos. Las evaluaciones comunes designarían el nivel de rigor que se aspira observar.  Asi, y en la vida profesional, laboral y familiar posterior, veríamos a nuestra visión del educando hecha realidad.

Advertisements

Author: ejspin

He sido Director General de Colegios Internacionales en Mexico, Bolivia, Colombia, Paraguay y Venezuela y he participado en reforma educativa en todos estos paises. Middle School Principal en Estados Unidos. Doctorado en Liderazgo Educativo. Actualmente vivo en México.

One thought on “Nuestra Visión del Educando

  1. Mr Eric lo felicito ya sabemos de su capacidad, conocimientos, fortaleza y persistencia, que llevo al ISM de Maturín, Estado Monagas, Venezuela a salir adelante con sus avances. Siempre me sentí orgullosa de que mis hijos 2 de ellos culminaran sus estudios allí y me arrepiento que el 3ro no lo pudo hacer. Ud. siempre llevo el alto el nombre de ISM y sus técnicas de progreso a toda la comunidad. Mis respetos y saludos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s