ejspin

Education in Latin America

Estimule a sus Hijos Destacando su Esfuerzo

Leave a comment

2/10/2015

En Stanford University se llevó a cabo un estudio (Dweck 2006) muy interesante para los padres de familia en cuanto a cómo criar a sus hijos. Alumnos de secundaria fueron asignados al azar a dos diferentes grupos. Tuvieron que contestar 10 preguntas tipo test de inteligencia no verbal, de un grado de dificultad moderado. Todos salieron exitosos. Al entregar los resultados, a un grupo se les dijo, “Bien, tuviste (digamos) ocho aciertos. Se nota que eres muy inteligente en esto.” A los alumnos en el otro grupo, les dijeron algo un poco distinto: “Bien, tuviste ocho aciertos. Seguramente te esforzaste mucho para lograrlo.” Como los alumnos fueron asignados a los diferentes grupos al azar, el desempeño de los integrantes de los dos grupos en este primer ejercicio fue exactamente igual.

Sin embargo, después de oír los diferentes refuerzos positivos se empezó a notar diferencias entre los dos grupos. En los siguientes ejercicios pudieron escoger entre uno similar al primero y uno con mayor grado de dificultad del cual “podían aprender”. Los que habían sido alabados por su inteligencia no querían probar el ejercicio más difícil. En cambio, el 90 por ciento de los estudiantes que fueron alabados por su esfuerzo escogieron la tarea más retadora. Después se les dio un ejercicio más difícil a los alumnos de ambos grupos, y se les preguntó si habían disfrutado de la tarea. Los que recibieron refuerzo positivo por su esfuerzo si disfrutaron, y de los que se les había destacado su inteligencia, ninguno. Parece que los ejercicios de mayor grado de dificultad pusieron en duda su autoimagen como personas inteligentes.

En cada ejercicio subsiguiente, el desempeño del grupo de los inteligentes decayó, aun cuando volvieron a ver problemas de menor dificultad como los del primer ejercicio, y los que fueron reconocidos por su esfuerzo mejoraron. Como estos fueron ejercicios tipo prueba de inteligencia, se puede decir que alabar la inteligencia sirvió para bajar el coeficiente intelectual y alabar el esfuerzo lo aumentó.

En un último ejercicio, se les dijo a los muchachos, “Saben, vamos a ir a otros colegios y creo que los alumnos en esas escuelas les gustaría saber más acerca de los problemas.” Se les dio una hoja para escribir sus observaciones al respecto, y un espacio en donde debían poner los resultados que habían obtenido. Sorprendentemente, casi el 40 por ciento de los alumnos que recibieron reconocimiento por su inteligencia mintieron, inflando sus resultados. Ninguno del otro grupo lo hizo. Los investigadores resumieron: “lo alarmante es que tomamos niños normales y los volvimos mentirosos solo con decirles que eran inteligentes.”

Advertisements

Author: ejspin

He sido Director General de Colegios Internacionales en Mexico, Bolivia, Colombia, Paraguay y Venezuela y he participado en reforma educativa en todos estos paises. Middle School Principal en Estados Unidos. Doctorado en Liderazgo Educativo. Actualmente vivo en México.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s